Arte Playero

Esta tarde mientras trabajabamos, alguien se ha percatado de un cambio en nuestro entorno cercano, la pared cubierta de grafritis que es el escenario que vemos todos los días cuando miramos hacia el norte de la playa Chinchorro, había cambiado sus colores y trazos. Una tortuga nadadora ha sido reemplazada por un balsa de totora que luce sus tres velas y navega por el tranquilo mar.

La emoción para mi fue como la de verse reflejado en un espejo gigante, un espejo creado por alguien más, alguien que desde el anonimato y el arte nos esta mandando un mensaje. La pregunta es cuál es el mensaje. A mi me gusta pensar que la balsa Viracocha III ha impactado a los ciudadanos de Arica, alterando el paisaje de su playa más emblematica, agregando la vision de un sueño en construccion a los atardeceres rojizos en el mar y la silueta de los tres mástiles dividiendo las nubes, ahora es parte del entorno diario de los caminantes de findesemana, de las parrilladas familiares, de los surfistas en las olas, de los miles de pájaros que se balancean en la punta de los mástiles, de los deportistas mañaneros, de los que vienen en la noche a hacer su fiesta en la playa, los viajeros que utilizan las paredes para colgar sus carpas, los que bailan alrededor de las fogatas y se bañan en el mar de noche y los que deambulan sin rumbo.

Me pregunto si será eso lo que quisieron representar… de todas formas todos nos sentimos felices de verlo y solo queda esperar que no lo rayen tan rápido.

 

One thought on “Arte Playero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *