Cómo se construyen las balsas de totora

Como se construyen las balsas de totora 

Las dimensiones de las embarcaciones Viracocha I y II, fueron de 18 metros de largo, 4.75 metros de ancho en la línea de centro y pesaban aproximadamente 20 toneladas. La balsa Viracocha III será construida  prácticamente con las mismas dimensiones de las dos expediciones predecesoras.
Se requieren 2,5 millones y medio de tallos de totora para cada embarcación, las cuales son cosechadas en las orillas del lago Titicaca, Bolivia y Perú, donde crecen las ramas de totora en abundancia. La totora es cortada con un palo largo con un cuchillo en un extremo, desde un barco de remo, para luego ser amarradas en paquetes con aproximadamente 500 ramas cada uno. Estos son llevados hasta tierra y secadas al sol durante dos a cuatro semanas, se apilan los fardos  en posición de pie. Después del proceso de secado, las ramas de totora se recogen y almacenan con cuidado para evitar que la lluvia las dañe. La totora, es generalmente de 2 cm de espesor en la base (antes de ser comprimida) y de 2 mt de largo.
La totora, entonces es convertida en más de 30 cilindros largos o " chorizos ", de  50 cm de diámetro, que serán de la longitud del barco. Estos formarán el grueso principal de la nave. La plantilla o base se construye a continuación, lo que sirve como un molde. Es construida con troncos de eucalipto.
Dos barcos más pequeños  son construidos, para agregar rigidez al barco, con la misma técnica utilizada para la fabricación del casco principal. Estas son colocadas lado a lado en la parte superior del molde. Los cilindros o  se ubican en la parte superior de los barcos pequeños hasta que se forman dos grandes paquetes separados.
La " Estera " o  piel de la embarcación es la siguiente fase y se hace tejiendo las mejores ramas de totora de la misma longitud del barco. Esta piel se envuelve alrededor de los dos grandes paquetes. Un “corazón”, o tercer  paquete se ubica en el centro de los paquetes más grandes. Dos hilos de cuerda de sisal, cada km  de largo es entonces pasado alrededor de un gran paquete y alrededor del corazón, enrollando cada 30 cm a lo largo de toda la balsa. Lo mismo se hace en el otro lado. La cuerda no va al redor de todo el barco, sino que solo va amarrada en el corazón.
A continuación se deben apretar las cuerdas. Un sistema de poleas se utiliza para amarrar los barcos con el fin  de, gradualmente, hacerlos mas apretados. Solo hay dos cuerdas largas y continuas de 1 km a cada lado. Se comienza a tirar las cerdas desde un extremo hasta que estén tirantes. Las cuerdas se tiran aproximadamente más de treinta veces en cada lado, reduciendo el tamaño de la embarcación cada vez.
Este ingenioso diseño ahora consiste en dos paquetes unidos entre si por un corazón que ahora ha desaparecido en los grandes dos paquetes que forman un barco casi el doble de estable. La siguiente fase es la construcción de la proa y la popa. Se estrechan conos hechos de totora hasta que se forma un gran arco y doble popa.
La colocación de los dos grandes paquetes que forman la borda o "sawi", es el último paso de la construcción del casco. La cuerda se enrolla alrededor de cada borde y se pasa a través de cada paquete principal de la cuerda a lo largo de la longitud de la nave. El aparejo  es adjuntado en este lugar y los bordes ayudan a romper las olas más grandes. 
La tripulación y los voluntarios construyen el resto de la balsa. Dos mástiles bípedos fueron posicionados a ambos lados de una cabina de bambú en la balsa Viracocha I y un mástil más pequeño se utilizó más hacia la popa en la balsa Viracocha II. Los mástiles fueron puestos en su lugar por “zapatos” de cuerda amarrados a los paquetes.La balsa Viracocha III tiene mástiles curvos inspirados en dibujos de los conquistadores españoles. Puedes leer más sobre los mástiles de las balsas AQUI. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *